martes, 4 de noviembre de 2008

Wrong about everything

Sin ganas de encontrar nuevas aventuras, corrió a buscar el reflejo su sombra en el agua del río. Y allí se quedó por un tiempo. El mismo río, la misma sombra. La eterna soledad, los viejos amigos de siempre.
Encendió uno y se lo puso a fumar, sentado en la orilla con las piernas cruzadas. En su mp3 sonaba John Wesley Harding, pensaba que a ella le encantaría.
Pero el río y las sombras son para los chicos solos, y los aviones despegando son para las parejitas felices y rockeras.
Así que escuchó su disco en silencio, termino de fumar, y con la mente turbia se puso a dibujar su pelo entre las ondas del agua. Y dejó que la corriente la lleve, hasta que el viento le hizo cerrar los ojos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

juan no consigo el disco de este tipo y me encanto, lo tenes?

pat

nech dijo...

perfecto para mis momentos de soledad en esta oficina.

Duaca dijo...

Pat: No lo tengo, yo tambien lo estoy buscando por todos lados. Está dificil, en cuanto sepa te aviso y te lo grabo

Nech: Gracias por la visita!

and she was dijo...

porq sera que cuando hablamos de "uno" nunca nos referimos a los de tabaco.