lunes, 27 de octubre de 2008

heavy weather


Discover Jarvis Cocker!



Ella le dijo que le gustaban las tormentas de verano. El ya no puede ver llover sin pensar en ella. No se siente gran cosa, pero le queda bien la medalla del corazón púrpura.
A veces improvisa ataques suicidas al orgullo, a veces se olvida. En general esquiva discos para no recordarla.
A veces se deja empapar y sonríe.
La lluvia lo pone triste, como un disco de jarvis, pero prefiere extrañarla así. Con el cielo brumoso, con el viento en las venas.
Con una media sonrisa bajo el pelo empapado.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Che esta muy bueno duaca te felicito

Pablin dijo...

A veces Jarvis cocker puede ser contraproducente. Ojalá la señorita del cuento lo merezca!

Duaca dijo...

Anonimo y Pablin: cualquier señorita que merezca un cuento, merece que la extrañen así.

Nat . dijo...

Te sienta bien esto de la tristeza, o al menos le sienta bien a tus escritos, muy lindo.

El tema es genial...

Duaca dijo...

Es todo culpa de jarvis cocker, pero le agradezco mucho su comentario, Nat. La tristeza y la alegría me ponen igual de fértil.

Anónimo dijo...

ay que lindo, juancito!

nech dijo...

school of cock