viernes, 23 de mayo de 2008

Se acabó el paquete de velas

Es visible que las cosas han llegado a un punto límite. A un punto en donde nada de lo que se dijo todo este tiempo tiene ya importancia.
Es sábado a la noche y el enojo y la furia son vencidos por la desidia y el acostumbramiento. Por ese sufrir tan particular que se tiene cuando uno ya sabe como va a terminar la cosa.
Y esto va mal, realmente. Lo sé, lo conozco perfectamente. Lo he vivido cientos de veces, y me he endurecido como un callo y lo he soportado.
Pero esta vez es distinto. Esta vez el pozo no tiene fondo. Esta vez la luz no se percibe al final del túnel. Otra noche más de caídas, de oportunidades desaprovechadas.

Es decir, empató Racing, y se aproxima el abismo.

5 comentarios:

Padi dijo...

Como me acaba de escribir un amigo...es como esas películas yanquis que ya viste 10 veces y te sabés de memoria el guión y el final (made in babita)

Duaca dijo...

Es como ver la parte que se escapa Forrest con las prótesis y ya sabes que las va a romper y le van a gritar "CORRE forrest" y se va a escapar.

Es asi.
Me caigo y me levanto

Nat . dijo...

Mi adorado padre es de Racing y su resignación lo ha llevado a un punto tal en donde dice: "Hoy juega Racing, mejor me alquilo una película"...Los resultados ya no lo sorprenden, pero sé que aún así sufre.

Saludos

Cecilia dijo...

Me encanta Forest Gump!!!

Le hacemos el aguante a Racing (mi viejo es de la Academia)

Vamos todavia!

Anónimo dijo...

No entiendo como sus viejos les han dado, para consuelo o solaz de vuestros corazones, tamañana libertad.