viernes, 11 de abril de 2008

El que se quema con fuego


Hay dos clases de hombres.
Los que ya conocieron el desengaño, y los que aún andan por la vida como recién salidos de un cumpleaños, con los globos y la bolsita de golosinas todavía apretados en la mano.
No existen estadísticas que nos hablen de los porcentajes de la población que ocupan cada uno de los grupos, pero siguiendo un instinto que me ha acompañado desde niño, puedo afirmar sin ser temerario que el segundo grupo de personas no existe. Y si existe, pues debe tratarse de algún tipo de canalla que no quisiera conocer.

De cualquier forma, casi como una metáfora de la fugacidad del mundo, ayer me ofrecieron un gatito nuevo. Chiquito, ojos claros y mirada inocente.
Siamés, puntualizó el ofertante, con la intención de animarme tras la partida de yasabenquién.

Pero yo, que se lo que es el desengaño, y no creo en esas bravuconadas gauchas de volver a subirse al potro que te ha lanzado al suelo, no quise siquiera considerar el regalo.
Ya hace rato aprendí que la tristeza es imbatible, que no hace caso a los desubiques de los optimistas, y que, por momentos, suele ser hermosa.

Que todas las pérdidas son una, que todas las negativas amorosas son la misma, que de nada vale apurar al corazón cuando aún está herido.

Que las penas son de nosotros y las vaquitas son ajenas.

A propósito, dicen que el que se quema con leche ve una vaca y llora.

El que se quema con casi todo, en cambio, aprende a vivir con pequeñas lágrimas en los ojos, y a decir a todos que le entró una basurita.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenísimo hermano, estupenda reflexión y muy bien escrita por cierto. Y qué temita ese de la "hermosura" de la tristeza eh...
Por eso yo soy un tipo alegre, porque hermosura no tengo (más no así, una terrible e incontenible -y otros "ibles"- facha).
Un abrazo.
Pablo Donadio

Duaca dijo...

Facha no alcanza, mirame a mi. Soy una tormenta de pinta y nada.
Para no sufrir hay que ser un desconsiderado.

Anónimo dijo...

"Ya hace rato aprendí que la tristeza es imbatible, que no hace caso a los desubiques de los optimistas, y que, por momentos, suele ser hermosa".

Lindo. Triste. Y lindo de nuevo. Muy lindo.

Cecilia dijo...

Uy, Excelente!!!
Me quedo con el final, sólo que para llevarlo a la práctica hay que estar muuuuuuuuuyyyy evolucionado.


Besos!!!

(te agregué a mis links, pero ya te leía).

Cecilia dijo...

Uy, eso de que mi blog es mejor que este es un bolazo!!!! Yo soy sólo una atrevida que ama escribir.
Usted tendría que poner su blog en mi lugar!!El suyo sí que es bueno!!

Besotes, Duaca!!!